Show simple item record

dc.contributorBotero López, Álvaro de Jesússpa
dc.creatorÁngel Montoya, Luisa Fernandaspa
dc.creatorMonsalve Burgos, José Fernandospa
dc.date.accessioned2016-06-03T20:53:35Z
dc.date.available2016-06-03T20:53:35Z
dc.date.created2015-06-01spa
dc.identifier.otherCD-ROM 8077 2015spa
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11407/2189
dc.descriptionDía a día nos enfrentamos a emociones propias y ajenas, muchas veces hemos sentido o vivido cómo las emociones toman el control de nuestras acciones, o cómo personas en sus lugares de trabajo, se sienten incómodas, insatisfechas, tristes, alegres, motivadas, o simplemente pasan de la ira al entusiasmo, de la frustración a la satisfacción, entre otro sinfín de emociones, las cuales se manifiestan continuamente, estas emociones pueden hacer que el clima laboral sea agradable y placentero, o por el contrario, se puede convertir en un pesadilla, una de la cual sólo quieres despertar y que no se vuelva a repetir cuando cierres de nuevo los ojos. Pero… ¿cómo se puede luchar contra algo que es igual desde hace más de 200 mil años? Las emociones en el ser humano no han cambiado, simplemente se han ajustado a al ambiente en los que éste se desempeña diariamente, y uno de esos ambientes en los cuales pasamos gran parte de nuestro tiempo es el laboral. Un espacio en donde nos relacionamos e interactuamos con otros individuos y en los cuales debemos realizar actividades encaminadas a cumplir un objetivo o meta solicitada por la organización; muchas veces son nuestras emociones las culpables de nuestros aciertos o desaciertos en donde la rabia o la tranquilidad pueden ser el motor de la toma de decisiones correctas. La clave está en aprender a identificar estas emisiones y en canalizarlas para que trabajen en nuestro beneficio, de modo que nos ayuden a controlar nuestro comportamiento y nuestro pensamiento buscando mejores resultados, además de los resultados de las personas que tenemos a cargo si fuese el caso, ya que cada uno de nosotros influye en el estado de ánimo de los demás para bien o para mal; algo que hacemos continuamente; somos portadores de un “virus social” que genera reacción en los demás. Esto quiere decir que no sólo debemos aprender a controlar nuestras emociones, sino también a “manipular” las de los demás, siendo éste un método de protección ya que permite asegurar que las tareas asignadas sean las adecuadas y en el momento adecuado. Lo más importante es lograr que las personas se sientan bien como seres humanos, y trabajar para que puedan entender el poder que tienen sus emociones en sus acciones. Es así pues que las emociones controladas y seleccionadas adecuadamente son el comienzo de una serie de reacciones que permiten alcanzar las metas planteadas de una manera estratégica y controlada.spa
dc.format.extentp.1-49spa
dc.format.mediumElectrónicospa
dc.format.mimetypeapplication/pdfspa
dc.language.isospaspa
dc.publisherUniversidad de Medellín. Facultad de Ciencias Económicas y Administrativasspa
dc.relation.hasversionpublishedVersion
dc.rightshttp://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0spa
dc.titleControl de emociones en el trabajo, el juego de los sentimientos organizacionalesspa
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/bachelorThesisspa
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccessspa
dc.publisher.programEspecialización en Alta Gerenciaspa
dc.type.spaTrabajo de gradospa
dc.citation.spage1spa
dc.citation.epage49spa
dc.audienceComunidad Universidad de Medellínspa
dc.coverageLat: 06 15 00 N  degrees minutes  Lat: 6.2500  decimal degreesLong: 075 36 00 W  degrees minutes  Long: -75.6000  decimal degreesspa
dc.pubplaceMedellínspa
dc.contributor.roleadvisoreng
dc.type.hasVersioninfo:eu-repo/semantics/acceptedVersionspa


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record